Lorenzo Sousa Debarbieri

Tecnologías distruptivas, tendencias y oportunidades.

Para conocer más de cerca de lo que está pasando en el mundo de la tecnología me inscribí en el programa de tecnologías disruptivas en Singularity University, en el Ames Research Center de Nasa en el corazón de Silicon Valley, a pocas calles del mítico garaje donde Steve Jobs fundó la empresa Apple.

Ahí me familiaricé con los avances tecnológicos de compañías como Google+, Autodesk, Tesla, SpaceX, Twitter, Snapchat, Gopro, WhatsApp, entre otros.

Tecnologías todas que están cambiando el mundo y el ambiente de los negocios en formas que todavía nos es difícil de entender y asimilar, y que no solo afectará individualmente a las empresas, sino que la disrupción afectará a la macroeconomía mundial.

¿Cómo aprovechar todos estos avances y ser partícipe a la vez de los emprendimientos que se van generando como producto del avance tecnológico? En Silicon Valley, por ejemplo, se premia el fracaso porque la cultura emprendedora valida el hecho de que cada traspié en un emprendimiento acerca al emprendedor al éxito, pues este éxito cuando se produce puede producir ganancias sin comparación con las empresas tradicionales.

En el mundo de hoy los ecosistemas de desarrollo de tecnología que están funcionando eficientemente y muestran el mayor grado de desarrollo son: Silicon Valley – Palo Alto (San Francisco), Los Ángeles, Boston, Chicago, Nueva York, Austin, Seattle, Vancouver, Toronto, Montreal, Sao Paulo, Tel Aviv, Bucarest, Helsinki, Tokio, Seúl, Singapur, Mumbai y Bangalore (India) y Sídney, principalmente. Sin embargo, hay otros más incipientes, como por ejemplo Miami, que sin duda encontrará espacio en el tiempo como el punto medio entre Latinoamérica y el Silicone Valley.

Sin duda alguna, Israel es el país que reúne la mayor cantidad de startups de tecnología por habitante. Hay varias razones para que Israel sea un país adelantado en tecnologías: primero, todos los desarrollos que se hacen tienen que ser pensados en que se van a vender o distribuir globalmente, pues el mercado Israelí es muy pequeño; luego, las redes de contacto para financiar sus emprendimientos o venderlos son muy desarrolladas mundialmente, los gastos de desarrollo son inferiores en comparación con otros países, el gobierno israelí cofinancia los proyectos de las startups, por lo que genera confianza a los inversionistas locales y extranjeros.

Otro tema que será de mucha relevancia en los próximos años será el de la monetización digital y su crecimiento, que tendrá un impacto en cómo las personas realizan sus transacciones financieras sin utilizar a los intermediarios tradicionales y cómo la velocidad de las transacciones va en aumento exponencial. Bitcoin es un ejemplo de esta revolución en el campo financiero. También facilitará las transacciones financieras directas entre personas en países donde la intermediación no tiene alta penetración. El mercado seguirá cambiando cada vez más rápido y ampliamente a través del mundo.

Las tecnologías emergentes también tendrán impacto en el empoderamiento de las personas y este empoderamiento será una herramienta fundamental en la protección de los derechos humanos, sobre todo en la prevención de la violencia.

Empresas como Google están invirtiendo masivamente en inteligencia artificial y en el aprendizaje de las máquinas (machine learning); estas inversiones cambiarán la forma como nos interrelacionamos con nuestros dispositivos electrónicos y la manera cómo estos aprenderán por sí mismos.

También, son muy importantes los avances de la tecnología aplicada al desarrollo de materiales más avanzados y resistentes, eso tendrá un impacto en el mantenimiento de la infraestructura; la robótica avanzada tendrá cada vez un impacto mayor sobre el crecimiento del PBI.

  • Tomado del libro Mi viaje por los Emprendimientos 1985 – 2015.
    Autor: Lorenzo Sousa Debarbieri.

No hay comentarios

Agregar comentario